La vajilla es un elemento fundamental en nuestra cocina, que dará color y elegancia al conjunto de la estancia. La variedad de opciones que tenemos a nuestro alcance puede hacernos dudar sobre qué tipo de vajilla adquirir o sobre qué colores favorecen más a nuestra cocina.

A la hora de escoger nuestra vajilla ideal, tenemos que tener en cuenta muchos elementos de nuestra cocina que nos ayudarán a decidir qué tipo de platos necesitamos para nuestro hogar.

Las necesidades de cada uno son únicas y exclusivas, por lo que debemos tener presentes tanto las características de nuestra cocina como nuestras propias necesidades.

Si bien hay momentos en los que solamente queremos una vajilla meramente funcional, puede ser que tengamos muchas ganas de renovar nuestro patrimonio dentro de la cocina para elevar su calidad al máximo exponente posible.

Es por ello que es importante saber que no todas las opciones pueden ser correctas para nosotros y que debemos comprobar varias opciones antes de decidirnos. Y es que, al optar por una vajilla de estas características, estaremos haciendo una inversión importante que, de bien seguro, querremos ver recompensada.

Los mejores materiales

Primero y antes que nada, repasaremos los materiales de los que pueden estar hechas nuestras vajillas favoritas. Cada uno de esos materiales dotarán de características distintas a nuestra cocina. ¿Cuál de ellos prefieres?

E

Loza

Este es un material muy informal, bastante poroso y que puede resultar poco higiénico en algunas ocasiones al rayarse con los cubiertos de nuestra cocina.

La loza pesa bastante, aunque puede tener acabados realmente bonitos a la vista, que dependerán del barro que se haya utilizado para definir estas vajillas.

E

Porcelana

Uno de los materiales más conocidos y usados. La porcelana es realmente elegante y se usa para las grandes ocasiones, tanto en pequeñas casas como en grandes recintos.

Su calidad se puede percibir con el tacto, y la pintura suele hacerse a mano. Sin ningún tipo de dudas, el material estrella para nuestra vajilla.

E

Melamina

Es un material derivado del petróleo, por lo que su uso es desaconsejado por la mayor parte de las organizaciones relacionadas con la salud.

Solamente podemos usarlo con alimentos fríos (con los calientes traspasarían sus propiedades), porque la melamina es un material realmente flexible y amoldable.

E

Cristal

Con el tiempo se ha conseguido que el cristal tenga algunas propiedades similares a las de la porcelana.

Pese a su fragilidad, tiene un aspecto visual realmente elegante y acaba siendo lo suficientemente robusto como para poder colocar alimentos sobre el material sin ningún tipo de problema.

Queda bastante claro que los dos mejores materiales para nuestra vajilla son la porcelana y el cristal. ¿Qué estilo favorece más a nuestra cocina? ¿Cuáles son los colores que entrarán mejor por la vista?

Estilos y colores

Lo primero que nos tenemos preguntar es para qué ocasiones utilizaremos esa vajilla que vamos a adquirir. No es lo mismo una comida elegante que un desayuno infantil, por lo que no todos los estilos podrán ser usados en una misma ocasión.

Si lo que queremos es una vajilla que nos permita la máxima versatilidad posible, tendremos que optar por una vajilla blanca de lo más elegante. Por el contrario, podemos usar vajillas más oscuras para comidas más serias o platos coloridos si lo que queremos es una imagen festiva.

Esos platos más coloridos pueden no ser adecuados para algunas ocasiones, por lo que deberemos tener presente que no será posible utilizarlos en cierto tipo de comidas.

Otro apartado a tener en cuenta son las vajillas infantiles, ideadas para esas celebraciones de los más pequeños de la casa. Los dibujos serán un requisito imprescindible para ese tipo de vajillas: ¡seguro que les encantará!

Una recomendación que nos puede ser de gran ayuda es la de tener dos tipos de vajillas para poder adaptarnos a todas las situaciones posibles. Si eso no es posible, la mejor opción será una vajilla discreta que nos aporte la mayor versatilidad.

Composición de la vajilla

Una vez tengamos decidida la vajilla de nuestros sueños, tendremos que observar nuestra cocina para ver si, realmente, podemos colocarla de la mejor forma posible en esa estancia de la casa.

¿Cómo es nuestra cocina? ¿Dónde está situada? Si tenemos una cocina interior, podremos colocarla tanto en armarios como en estanterías que nos permitan exponerla como patrimonio de la cocina. En casa de tener una cocina exterior, quizás debemos tenerla aún más expuesta al exterior, por lo que podría ensuciarse más.

En caso de querer tenerla al alcance de nuestros ojos, podremos colocar la vajilla de muchas formas posibles, de forma elegante o de forma más informal. Podemos combinar esa nueva vajilla con otros platos vintage que tengamos en casa; si no disponemos de otra vajilla, podemos colocarla de forma que sea el atractivo principal de nuestra cocina.

Nuestro gusto al combinar colores será fundamental para que el atractivo sea el máximo posible. A partir de allí, la creatividad tomará un papel muy importante y seremos nosotros quienes tengamos que exponer nuestra nueva vajilla de la mejor forma posible. ¡Disfrútala!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies