Migas extremeñas

Dificultad: Baja

ingredientes migas extremeñas

No hay plato más típico de los pueblos que las migas. Las abuelas se han convertido en unas auténticas expertas en la elaboración de este plato tradicional. Era un desayuno habitual de los pastores de algunas zonas de España, que necesitaban ingerir una comida abundante y calórica que les permitiera enfrentarse al frío de la madrugada y a una dura jornada de trabajo.

Contiene un alto índice en calorías y grasas, así que se recomienda un consumo moderado y ocasional. Un plato de fácil preparación y delicioso sabor que gustará a cualquier comensal, tanto niños como mayores.

Ingredientes (para 6-8 personas):

  • 2 panes candeales de medio kilo (o cualquier pan de
    miga bien prieta) del día anterior.
  • 150 gr. de panceta adobada
  • 150 gr. de chistorra o chorizo picante
  • 150 gr. de salchichas frescas
  • 2-3 pimientos verdes o entreverados
  • 8 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • pimentón picante
  • sal
migas extremeñas

Preparación:

Preparación previa: el principio es la tapa más laboriosa de la elaboración del plato. Se ha de cortar el pan del día anterior en rebanadas finas y éstas, a su vez, en cuadraditos de aproximadamente un centímetro de lado. A continuación, se ha de empapar bien con agua para que gane en esponjosidad (a veces es conveniente apretarlas con las manos para que suelten el exceso de agua). Después cubrirlas con un paño limpio y dejarlas reposar toda la noche.

Al día siguiente ya se pueden cortar los ingredientes. Quitar la corteza a la panceta y cortarla en cuadrados pequeños o tiras finas; las salchichas y la chistorra (o chorizo) en rodajitas finas; el pimiento en tiras; y los ajos en trozos grandes.

A continuación freír los distintos ingredientes en una cazuela grande. En primer lugar el pimiento, reservar después sobre papel absorbente para que suelte el exceso de grasa. Hacer lo mismo con la panceta, la chistorra (o chorizo) y la salchicha; cada cosa por separado y en este orden para que el líquido que suelte la salchicha no cueza el resto de los ingredientes en vez de freírlos.

Mientras se salan los ingredientes por separado, freír los ajos sin que lleguen a tomar demasiado color.

En la cazuela seguramente haya quedado una cantidad abundante de grasa, de ser así, es conveniente retirarla hasta dejar un dedo aproximadamente y reservarla por si nos hiciera falta más adelante.

Echar las migas y removerlas hasta que queden impregnadas de aceite (si fuera necesario, añadir la grasa que hemos extraído anteriormente sin pasarse).

Añadir el pimentón, remover y volcar el resto de ingredientes.

Cocinar y remover durante un minuto. A continuación, tapar y dejar reposar cinco minutos fuera del fuego antes de servir.

(Opcional: Si eres de las personas que no temen al colesterol, puedes optar por poner un huevo frito encima de cada plato de migas. Está buenísimo, pero las migas son una bomba calórica ya de por si; por lo que no es aconsejables para quienes sufren las digestiones pesadas.)

 

¡Están que te inclinas!

 

0/5 (0 Reviews)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies