Una cocina moderna es un lugar donde la elegancia casa con la funcionalidad, donde preparamos nuestras comidas con las máximas facilidades posibles.

Muchas veces, eso sí, hablamos sobre cocinas modernas sin saber realmente qué es lo que eso significa. Y es que el concepto “moderno” puede ser aplicado de muchas formas, por lo que conviene establecer un criterio que unifique todas las ideas que suscite esa palabra.

En una época donde el diseño de interiores es más importante que nunca, y donde la cocina ha tomado un papel fundamental en nuestras casas, se habla más que nunca sobre cocinas modernas o integrales, diseños innovadores que rompen con las tendencias del pasado.

¿Qué es lo que diferencia la cocina que tenemos en nuestra cabeza con las cocinas que están diseñando hoy en día las marcas punteras de la industria culinaria? A veces vamos algo perdidos, pero nunca es tarde para poner remedio a los problemas.

Por ello, hemos elaborado este artículo, donde desgranaremos las principales ideas que se parapetan bajo el concepto de cocina moderna y daremos algunos consejos para diseñar una cocina de última generación.

Conceptos generales

Para empezar, tengamos claros todos y cada uno de los aspectos que hacen que una cocina sea realmente moderna.

E

Espacio

Una de las ideas básicas de toda cocina moderna es el saber aprovechar el espacio disponible. Tanto si tenemos una cocina muy grande, como si nuestro espacio es limitado, deberemos saber hasta qué punto podemos extender nuestras ideas y, si lo hacemos, cómo lo adaptamos al espacio a nuestro alcance.

Normalmente, nos imaginamos las cocinas modernas como grandes espacios repletos de elementos y decoraciones; en realidad, no tiene porqué ser así. Una cocina moderna también puede estar integrada en un espacio reducido siempre que cumpla los requisitos que planteamos a continuación.

E

Estilo

Este es un apartado que, evidentemente, dependerá del gusto de cada usuario, pero existen ciertas directrices para que los colores y las formas de la cocina tengan un buen aspecto general. Los colores propios de las cocinas modernas suelen ser uniformes, con pocos colores a lo largo de la estancia pero que sean impactantes a la vista.

Algunas tendencias optan por colores vivos en contraposición a los tonos metálicos, pero también nos podemos encontrar con cocinas que opten por colores más tradicionales como el blanco, el gris o el negro.

En cuánto al estilo, es importante mantener líneas definidas a lo largo del mobiliario. No es necesario ornamentar en demasía nuestra cocina, ni tener muchos elementos a la vista. Por lo general, las cocinas modernas tienen lo justo y necesario para poder hacer que nuestras tareas culinarias sean lo más sencillas y eficaces posibles.

E

Iluminación

La iluminación de una cocina moderna tiene que ser uniforme y que facilite todas nuestras tareas en la cocina en el mayor grado posible. Pese a que determinados focos pueden ser necesarios para la realización de alguna tarea, es importante que la luz natural entre de forma fluida y que, en caso contrario, se utilicen luces tipo LED que iluminen de la forma más uniforme posible. Así, se dará una sensación de linealidad a lo largo de la cocina.

E

Adaptabilidad

Por último, y no por ello menos importante, cabe destacar que las cocinas modernas deben tener un diseño adaptable a las condiciones de uso del usuario. De nada sirve tener una cocina que cumpla los requisitos anteriores si, finalmente, no sirve para saciar las necesidades del propietario.

Es por ello que, si realmente queremos una cocina de estas características, deberemos tener en cuenta que es posible que tengamos que variar mucho en sus estilos antes de dar con la tecla correcta. Es cuestión de paciencia y de organización, de tener las ideas claras y de ser consciente de qué es lo que queremos hacer en nuestra cocina.

Escoger los mejores electrodomésticos puede ser un primer paso para conseguir una cocina realmente eficiente en la que nos sintamos muy cómodos.

Cocina integral

A menudo leemos los conceptos de cocina moderna y cocina integral de forma conjunta. Pese a que no significan realmente lo mismo, es cierto que comparten elementos que hacen que, de hecho, una cocina integral pueda ser una cocina moderna.

Una cocina integral intenta concentrar todos los elementos necesarios en una cocina de manera que se aproveche al máximo todo el espacio disponible. La organización es un aspecto fundamental en una cocina integral, puesto que será absolutamente necesaria para que todos los electrodomésticos o muebles funcionen a la perfección en nuestra cocina.

Al final, su finalidad es que el propietario de la cocina pueda desenvolver sus actividades de la forma más cómoda y sencilla posible, ahorrando tiempo en todos los aspectos que uno se pueda imaginar.

Y aquí es donde se relacionan los conceptos de cocina moderna con cocina integral. Debido a las mejoras tecnológicas de los últimos años, el nuevo mobiliario es mucho más funcional que el que teníamos no hace muchos años atrás.

Otra de las ideas básicas que constituyen las cocinas integrales es la sobriedad y continuidad en los colores de los muebles. Básicamente, lo que se busca es poder unir todas las tonalidades de la cocina para que se perciba toda la estancia como una sola unidad.

Para ello, se deberán tener los mismos colores en todos los electrodomésticos y se organizarán todos los elementos de manera que todo genere una armonía agradable a la vista.

Es por ello que, para tener una cocina integral, es posible que tengamos que usar algunos de los conceptos antes planteados, tanto en la estética de la cocina como en su funcionalidad. Los diseños, por lo tanto, serán bastante similares, y es que los objetivos (comodidad, efectividad…) siguen siendo los mismos.

0/5 (0 Reviews)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies